Descripción

Desde 1994, Crecemos Felices ha venido incidiendo en la reducción de la vulnerabilidad socioeconómica de las familias cuyos hijos trabajan en el centro histórico de Lima. 20 años después, su servicio se extendió en el distrito del Rímac. Gracias a Acción Signos de Esperanza de Alemania y agencias españolas, más de 550 testimonios hablan del impacto del programa, que ha redireccionado anhelos y proyectos de vida, no solo de los niños y niñas, sino también de los padres y madres de familia, dada la intervención sistémica. Siendo el meollo del trabajo infantil, el ingreso económico familiar, se ha brindado un paquete de entrenamiento para el emprendimiento, acompañado de préstamos solidarios para iniciar y/o capitalizar negocios. De esta manera se da carácter de sostenibilidad a la salida definitiva del trabajo en las calles protagonizado por niños, o bien, la reducción drástica de horas dedicadas al trabajo expuestos a innumerables riesgos.

Crecemos Felices sostiene servicios para el mejoramiento de habilidades para el desempeño académico (atención, concentración, comprensión lectora, razonamiento matemático, inclusión digital) dado que todos los participantes sostienen su matrícula y asistencia escolar; la atención de la salud mental reforzando los vínculos con los miembros de la familia y con sus pares; y el impulso a la participación protagónica de niños y padres de familia en redes temáticas de ciudadanía y derechos.

Deja una respuesta

Su correo electrónico no sera publicado Los campos marcados son obligatorio *