YMCA NEWS

La educación que transforma a los jóvenes

Por: Amelí Taboada Rodríguez-Florido

 

Hoy en día, nuestra sociedad afronta una abrumadora cantidad de problemas. ¿Cómo es que terminamos así?

 

Las generaciones anteriores han cometido errores y han tenido que cargar con problemas mucho más antiguos. Han usado los recursos naturales de manera desenfrenada, sin pensar que en algún momento el planeta les pasaría factura; así como han tenido que lidiar con pensamientos discriminatorios y machistas, que desencadenaron acciones más graves. Pero la idea no es buscar culpables, sino soluciones.

 

Nuestra generación tiene que ser la que ponga un alto, dado que no podemos esperar más. Si no lo hacemos nosotros ¿quién lo hará? Necesitamos jóvenes empoderados que le digan BASTA a los comportamientos que marginan a los seres humanos; a que las mujeres y los hombres sigan estereotipos impuestos, en lugar de desenvolverse como deseen; a impedir que dos chicos o chicas se amen; y a pensar que nuestro planeta es ilimitado. Para lograrlo, hay un insumo de vital importancia al cual todos y todas deberíamos tener acceso, la educación.

 

¿Qué seríamos sin educación? Necesitamos acceder a ella para dejar de ser un rebaño común. La educación es clave en nuestro desarrollo porque nos abre las puertas a conocimientos y perspectivas que permitirán sustentar nuestras decisiones y la manera como vemos el mundo.

 

Sin embargo, los jóvenes necesitamos que lo que nos enseñen esté cargado de aprendizajes significativos, que sean útiles en nuestra vida. Que donde aprendamos, ya sea en la escuela o en otro lugar, la educación no se base en memorizar textos o fórmulas que luego aplicamos en un examen, tras el cual, olvidamos lo “aprendido” y repetimos el mismo procedimiento una y otra vez. Por el contrario, queremos una educación que despierte nuestra curiosidad y que al ponerla en práctica en nuestra vida, la atesoremos.

 

Los jóvenes somos el presente. De nosotros depende hoy, el progreso de nuestra sociedad. Para ello, necesitamos cambiar la educación actual, porque todo parte de ahí.

Deja una respuesta

Su correo electrónico no sera publicado Los campos marcados son obligatorio *